Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 33 el Miér Dic 17, 2014 12:15 am.
Últimos temas
» Afiliacion Elite [Legado Ninja]
Vie Ene 09, 2015 6:23 pm por Invitado

» Living Soul- Apertura[Élite]
Jue Ago 07, 2014 2:14 pm por Invitado

» Problemita con su botón.
Dom Ene 12, 2014 6:17 pm por Invitado

» Problemas con sus banners
Dom Ene 12, 2014 3:12 am por Invitado

» Pirate Codex - Afiliación Elite
Vie Ene 03, 2014 12:47 pm por Invitado

» Zombie Sekai {Élite}
Dom Dic 08, 2013 1:11 am por Invitado

» Rasubegasu/Elite
Miér Nov 20, 2013 9:14 pm por Invitado

» Pokémon Elysium Rol
Miér Nov 20, 2013 7:38 pm por Invitado

» Medieval Age [Confirmación]
Miér Nov 20, 2013 7:05 pm por Invitado

Bleach: Shadow Of Seireitei Sword Art Online (SAO)  Nova Orbis Lacim Tenebris Inert Love Time Of Heroes Hatfield Universitiy  photo untitled44.png Saint Seiya Cosmos Rebellion Ouran HighSchool K Project Rol Crear foro Pokémon Khannos Coso Random Lorien Legacies

Este skin ha sido diseñado por Fanatica_77 para Source Code, por lo tanto esta prohibido copiar o distribuir los códigos. Se original di no a la copia.

Donde las estrellas brillan más [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Donde las estrellas brillan más [Libre]

Mensaje por Takasugi el Mar Oct 29, 2013 2:27 pm

La noche había caído sobre la sociedad de almas, la mayoría de la gente ya había entrado en sus casas para descansar al igual que muchos de los Capitanes y otros Shinigamis ya estaban dejando sus puestos de trabajo para tomarse algunas horas de descanso, a excepción de aquellos que debían hacer guardia o todavía les quedaba algo de trabajo, mientras que yo, caminaba por aquellos caminos limpios de gente y donde solo era apreciable aquel hermoso silencio de la noche. ¿Pero que hacía yo a esas horas? Disfrutar de lo que no era apreciable en el día, el Seireitei por las noches era distinto a como es en el día, gente corriendo de un lugar a otro, gritando y haciendo ruido, rompiendo toda paz que pudo haber existido pero en las noches no era así, caminar bajo la luz natural de aquella gran luna era algo por lo que se podía vivir. Pero no me mantuvo solo en el Seireitei, caminando llegue al Rukongai para ir a un lugar habitual que suele visitar.

Como describir el Rukongai, era fácil, me traía recuerdos a cuando caminaba por el mundo de los vivos y era un lugar que me traía ciertos aires de nostalgia. A diferencia del Seireitei, en el Rukongai había mas vidas en las noches, era claro, ellos no tenían preocupaciones ademas de sobrevivir por eso podían disfrutar de todo al máximo a pesar de sus vidas no eran de las mejores. No era común ver a un Shinigami y mucho menos a un Capitán, pero la gente que había se mostraba acostumbrada a mi presencia y muchos me saludaban como si me conocieran de toda la vida. Me mostraba desinteresado frente a esos saludos y solo a algunos se los devolvía de una manera fría y cortante, al final entre en un pequeño negoció, donde se sirven tanto tragos como diferentes platos de comida lo cual era atrayente a muchos del Rukongai debido a que ellos no tenían la necesidad de comer pero eso no quiere decir que no eran capaz de comer. Debido a eso venía en al anochecer, en el día era común ver el lugar llenos ya fuera por gente del Rukongai como de algunos Shinigamis que se escapaban de sus trabajos.

- Veo que sigues con vida, anciano - Dije al dueño y persona que atendía aquel local mientras me sentaba en la barra. Era un hombre de edad avanzada, aparentaba tener entre 70 años pero su edad era mucho más debido a que desde que tome el puesto de Capitán hace algunos años el ya estaba viviendo aquí. - A pesar de que la vida te maltrate uno debe seguir adelante, y yo, seguiré avanzando - Me mostré ingenuo ante sus palabras a pesar de que fueran ciertas, tranquilamente prendí una pipa (Kiseru) que traía entre mi ropa - Todavía tengo varías cosas que aprender....Sirveme lo de siempre, anciano - Aquel hombre solo se rió ante mi comentario, para dejar frente a mí una botella de sake junto con un pequeño vaso. La forma de actuar frente a este hombre era extraña, ni siquiera frente a mi división me muestro tan amigable como lo hacia con aquel hombre, pero que mas daba, era una forma de desahogarme y tener a alguien con quien hablar libremente aunque simplemente fuera una farsa. - Y dime, que tal te ha ido como Capitán - Se mostró interesado en mi crecimiento como Capitán, después de todo mi relación con él es de unos cuantos años antes que me convirtiera capitán - Lo mismo de siempre, trabajo innecesario y gente lamiéndose las botas uno a los otros con el fin de poder ascender rápido. El mundo solo se ha vuelto un mar de escombros donde solo viven cucarachas hambrientas, donde solo debe llegar alguien a remover todos los escombros y cortar a todas esas cucarachas...Y ese seré yo - Mencione con un tono serió, donde cada palabra había salido de mi corazón y mas que un simple comentario era una confesión, pero el anciano simplemente comenzó reír mientras tendía a los pocos clientes que habían, una de las razones porque me agradaba conversar con el era debido a su ingenuidad, podría confesarle que soy un monstruo despiadado pero el vería un buen corazón en mí y confiaría hasta su vida en mis manos, lo cual tarde o temprano podría costarle la vida.
avatar
Takasugi

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 18/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde las estrellas brillan más [Libre]

Mensaje por Lisa Hikanomoto el Sáb Nov 09, 2013 6:41 pm

El silencio era lo único que podía sentirse, o más bien la ausencia de la presencia de vida por los alrededores se hacía notar. Nadie que la estorbara, nadie que la divirtiera. A pesar de estar en el patio de su escuadrón parecía que estuviera en algún lugar alejado, despoblado. Suspiró observando como el Sol se despedía, como cada día, dando paso a un bello manto de colores anaranjados que a su vez darían lugar a la negra noche. Como todas las puestas de Sol era bonita, pero al mismo tiempo, poder ver ese mismo paisaje día tras día le hacía perder el valor. Unos pasos se oyeron cerca, alguien estaba corriendo por los pasillos, y pronto pasaron cerca suyo haciendo un estruendoso ruido contra la madera del suelo que no pasó desapercibido -¿Quién anda ahí?- dijo con un tono de voz más seco de lo usual, que no pasaba de un tono serio pero que para provenir de alguien que siempre hablaba con un tono dulce sonó bastante cortante –Tan solo un simple Shinigami que no tiene derecho a hacer perder el tiempo a su Capitana haciéndole recordar su nombre- el hombre hablaba aceleradamente y parecía cansado –Ara, ara… no digas eso, que aún no seas aún un oficial sigues siendo un miembro importante para el escuadrón, y nada que tenga a ver con vosotros es considerado una pérdida de tiempo para mí- se dirigió tranquilamente hacia el pasillo donde se encontraba el joven shinigami haciendo una reverencia –Pero supongo que si viniste tan apresado fue por algo ¿cierto?–sonreía al chico mientras con ambas manos levantó delicadamente el rostro del chico para poder observar cuidadosamente su rostro –Sí, la verdad es que vengo a decirle de parte del teniente que puede que nos tardemos un poco más de lo previsto en la misión- la pelirrosa parpadeó sorprendida unos instantes antes de lograr entender lo que le decía su subordinado –La misión, es cierto. Lo había olvidado. Hace unos instantes me preguntaba dónde se había metido todos, ahora ya lo entiendo. Muchas gracias, ya puedes volver a la misión- Lisa suspiró sentándose en el suelo. Si no tenía a nadie del escuadrón a quien molestar debería buscar a alguien ¿pero quién?

Sabía que Soi Fong estaba ocupada con alguna misión oculta de las cuales el Seretei tenía escasa información, pero aún quedaban otros capitanes por molestar. Había muchas posibilidades pero la más interesante y tentadora con diferencia era la del capitán del tercer escuadrón, era una de las personas más serias que conocía, por eso molestarle a veces se veía más tentador que molestar a la adorable capitana del segundo escuadrón.

Preguntando a varios shinigamis acabé en un distrito del Rukongai en el que se suponía que encontraría a mi futura víctima; aunque si hubiera sabido que sería tan complicado encontrarlo nunca hubiera ido detrás de él, pero ahora ya había llegado ahí, tenía que continuar. Afortunadamente, una vez ahí ya podía sentir su reiatsu aunque lo tuviera oculto ya que no había nadie tan poderoso en los alrededores que pudiera llegar a obstruir sus percepciones. Aún y así lo que le dificultó llegar hasta él no fue eso, sino que los aldeanos la reconocieron a causa de su shiori y empezaron a acercarse a ella. Algunos pedían limosnas y otros pedían más regalías; era una cosa que nunca entendería: ¿para qué necesitaban dinero y tiendas si no sentían hambre ni sed?  De alguna manera, ni sus sentimientos más altruistas no podían entender eso. Lisa al fin logró deshacerse de ellos diciendo que lo discutiría con sus superiores, y no era mentira, la cuestión era que ellos le hicieran caso.

Siguiendo el rastro de reiatsu acabó en un bar que a pesar de no ser tan lujoso como los aposentos o las salas para recibir los invitados de las casas nobles, emitía una calidez propia de un ambiente relajado familiar. Dentro la gente parecía feliz, algunos haciendo escándalo – entre los que se encontraban unos cuantos shinigamis- y otros bebiendo y hablando felizmente. Como era de esperarse en un lugar que seguía estancado en la época edo estaba construido completamente por madera y lo único que se servía era sake, y agua helada para aquellos que ya habían bebido demasiado. Una aurea diferente provenía de alguien que estaba sentado en la barra, lo había encontrado finalmente.

Fue tranquilamente hacia él, ignorando las mirada que le dirigían los hombres que no estaban acostumbrados a ver mujeres en esos locales, y acercó lentamente sus labios a su oreja derecha mientras dejaba su mano caer suavemente sobre el hombro del chico –Shinsuke-taicho− susurró a su oreja sílaba a sílaba y dulcemente esperando causar al menos un escalofrío al capitán.

Lo siento:
Sé que es un post mediocre y que he tardado bastante en postear pero bueno, ya me perdonarás, es que ando un poco liada.
avatar
Lisa Hikanomoto

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 19/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.